08 noviembre 2006

EL CEMENTERIO DEL SUCU




(Extracto de un artículo del diario La Nueva España)

Lo cierto es que a este cementerio -inaugurado en el año 1.876 – todos les llamamos en Gijón el Cementerio de Ceares.
Tiene muchas historias – como todos, imagino- pero estas que os dejo son , cuando menos, curiosas.
El primer sepulturero se llamaba José Sánchez Suárez, y cuentan que en una noche de 1.877 le dejaron dos ataúdes en la puerta del cementerio y como era muy tarde decidió dejar el enterramiento hasta el día siguiente.
Cuando José fue a enterrar a los difuntos de uno de los ataúdes surgió una mano y después un hombre - mudo y aterrorizado- lo tuvo en su casa durante seis días hasta que se decidió a llevarlo a un hospital…

En 1907 ocurrió otro suceso curioso, un tal Aurelio Suárez murió de un atracón de cerezas, sus deudos, antes de enterrarlo abrieron el ataúd para verlo por última vez, la sorpresa fue que el féretro estaba vacío…
Aurelio se había quedado perdido entre los pasillos del hospital…

Hace unos días visité el cementerio y saqué fotos por todos lados, seguramente que no serán las de los difuntos de la historia…
Pero…
Espero que disfrutéis las fotos y las historias. Noviembre es el mes de los difuntos, ya se sabe…

Lola Bertrand

6 comentarios:

entredosaguas.blog.com dijo...

Es interesante, Lola. Muchos cementerios guardan sus pequeñas historias, que se suelen perder en el olvido. Me han gustado las fotos.

Pilar

Anónimo dijo...

A mí me gustan las historias de cementerios. Acá hay una muy conocida del de la Recoleta. Cuando la sepa bien, te la contaré. Las fotos: me gustan mucho. Cati

Anónimo dijo...

Los cementerios son lugares de silencio y paz, la pena es que no todos respetan esa máxima.
Me ha gustado la sensibilidad de tus fotos, Lola.
Besos Marian.

Anónimo dijo...

A mi me fascina el silencio, Lola, lasfotos me han gustado mucho , están elegidas con un criterio muy especial.
te sigo. Blanca.

Anónimo dijo...

a mi me atraen las tumbas sin nombre, puede que sea morboso , pero...
Las fotos hablan por si solas.
Voy y vengo José.

Anónimo dijo...

Hacer fotografías en los cementerios, en las que aparezcan nombres está prohibido y penado por la ley, por lo que hay que sacar una autorización y tener el consentimiento de la persona titular del sepulcro.