13 octubre 2007

LISBOA


Ya nos mosqueó que nos cobraran por cruzar el puente del 25 de Abril, solamente por ser extranjeros- los del país pasaban gratis-
He de advertir que llevábamos un mapa muy pormenorizado y que una de nuestras preocupaciones era donde dejar el vehículo…
Visitamos la torre de Belén- preciosa- de milagro ya que nos vimos inmersos en un atasco de unos cien metros – una porquería, pero atasco al fin y al cabo. El monumento a los conquistadores también nos resultó impresionante. Había miles de cosas por ver y muy poco tiempo, por eso bajo un sol de justicia de pleno mes de Julio nuestra máxima prioridad era encontrar aparcamiento y un lugar donde comer . Yo deseaba secretamente meterme entre pecho y espalda una ración de “Bacalao dorado”, lo que hace el no saber… no encontramos nada que nos pareciera conveniente y del “Bacalao” olvídate , casi que ni sabían de lo que les estaba hablando , yo- ingenua de mi- pensé que en Portugal el Bacalao dorado era como la Fabada en Asturias… pues no…
El calor derretía las aceras y yo tenía que llevar a rastras a mis nietas Paloma y María y a Saúl mi hijo pequeño: Aurelio nos observaba dubitativo desde la acera de enfrente con cara de ¡ los abandono aquí…!
Finalmente encontramos un lugar en el que nos ofrecieron Pez Espada y Lubina – comimos dios sabe qué- con decir que de postre pedí melón y me comí un flan…
Hacia las cuatro de la tarde bajo un sol de justicia y con el estomago lleno y el bolsillo vacío escalamos el mapa hasta el “Castelo de Sao Jorge” , yo casi me muero y no vi nada más que la entrada, ellos- mis acompañantes- visitaron todo y sacaron fotos preciosas. ¡Lisboa me estaba matando! No veía la hora de volver a España. Mis nietas y mi hijo estaban tan contentos y con ganas de marcha , lo máximo a lo que accedí fue volver por el puente de Vasco da Gama que atraviesa el río Tajo por una zona bellísima camino de España. He de volver a Lisboa para “ver” otras realidades, la de este verano no me dejó buen sabor de boca, y también tengo pendiente Évora, preciosa ciudad amurallada donde uno de mis antepasados fue gobernador…

Lola Bertrand Mira

8 comentarios:

Alenarte dijo...

Disfruto con sus viajes, señora mía...
Y con su forma de contarlos...
Y con sus fotos.

Verónica Curutchet dijo...

LOLA, UN DISFRUTE TOTAL!
TE HA PASADO DE TODO AHI, MUJER, SI A MI ME PASARA TODO ESO CREO QUE NO VUELVO, JAJAJJA
ME ENCANTA LEERTE TIENES UNA MANERA DE VER LAS VIDA, LOS ATASCOS Y LOS MENÚES DE UNA FORMA DIFERENTE Y MUY SIMPÁTICA.

Pilar dijo...

Lola, que viajera estás. Envidio tántas cosas que ves ... No he estado en Portugal, y Lisboa tiene que ser digna de pasar unos días en ella. Gracias por comportir.

Anónimo dijo...

Ya veo que tendrás que volver para contarnos más cosas.
Saludos
Antonio P.

Anónimo dijo...

Me divierten tus cosas , Lola, y las disfruto. La fotos me gustan.
Besos
eva

Anónimo dijo...

Muy sincero tu escrito, Lola, me gusta la forma en que nospresentas las cosas.
Las fotos ilustran bien el texto.
Saludos Juanchu

Anónimo dijo...

Me gusta pasar por tus sitios y leerte.
Saludos
Rafael

Anónimo dijo...

Me encantó, Lola, la frescura de tu narración y disfruté enormemente las fotografías. Un abrazo de Cati