21 enero 2007

ALARGAR LOS DEDOS




Llegó el momento
de frenar el brío,
apaciguar las sombras,
liberar al destino,
abrir un surco,
recoger las cenizas,
sepultar el alma...

Es tiempo de
cerrar los ojos
para que no duelan las mañanas;
renacer sin bagaje
con lunas imposibles en las manos,
desdibujar las huellas,
arrancar las raíces una a una,
y dejar que el sueño sin matices
se convierta en semillas de viento...

(El futuro trazará un camino,
su único pecado fue:
alargar los dedos e intentar tocarle...)

Lola Bertrand

6 comentarios:

diana poblet dijo...

Lola, qué bonitas fotos y letras.
Los troncos y las hojas caídas son únicos.He pasado años fotografiando troncos y recién llego de la misma tarea, son mi pasión.
abrazo,
d.

Anónimo dijo...

Vengo a tratar de leerte, Lola casi todos los días. Por fin encuentro este trabajo tan hermoso. Te felicito. Cati

Anónimo dijo...

estupendo poema , Lola, me gusta la composición de ojos y voz.
Abrazos Natalia.

Anónimo dijo...

Adelante con tu blog, Lola , me gusta mucho, un abrazo de María.

Pilar Moreno Wallace dijo...

Los versos dan un carácter de añoranza a las fotos. Ellas tienen como una pátina dorada de otoños y recuerdos. Muestran una naturaleza acogedora, que invita a conocerla más. Fotos y versos se complementan.

Anónimo dijo...

Esos detalles minúsculos de tus fotos enlazados con las letras me gustan mucho lola.
Tu amigo Juanchu