03 octubre 2006

UN PEQUEÑO PASEO

Querido sol, querido viento, querido mar:
Que carta tan extraña ¿verdad?. Un raro comienzo y, sin embargo, siento que debo escribiros y expresar lo que siento.
Hoy he ido hacia vosotros y he encontrado mi alimento.
Llevaba días inquieta, cansada y llena de nervios y esta mañana ventosa mis pasos me precedieron. Fueron al borde del mar, su litoral recorrieron, por un estrecho camino, más que camino un sendero y llegué al acantilado ¡El último antes del cielo!
Y con la roca en mis plantas y en mis sentidos el viento, el mar me entró por los ojos y el sol me dio su alimento.
¡Sentí que era muy pequeña y me acunaba en su seno!. Era tierra y era aire. Era mar y sol y cielo.
Se empaparon de energía los canales de mi cuerpo. Mi materia se limpió con las ráfagas del viento y con todas estas cosas, mi mente encontró sosiego.
Solamente con las olas. Con sus sonidos de lejos. Su espuma blanca de nieve, color reflejo del cielo. Y el viento arrastró palabras que otros labios me dijeron:
"Cuando ya no puedas más, ven a Gaia que es tu centro, deja descansar tu mente y ella traerá un pensamiento. Somos todo y somos uno, recoge lo que te ofrezco".
Y el sol tras de mis retinas... inundó todo mi cuerpo.
Me levanté de la roca y me sentí sana y joven, alegre en mi pensamiento... Y desande mi camino tarareándole al cielo. Ligera como una pluma. Diciendo adiós a la brisa, llena de Paz y Armonía con todo mi entorno nuevo.
Y se me ensanchó la risa, y el corazón, y el cerebro. Fue un paseo en solitario; pequeño y simple paseo...
¡Gracias sol y mar y brisa!. ¡Gracias siento que os las debo!.

Lola Bertrand

5 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Cada verano voy a Asturias un par de días; las montañas y prados frente al mar me dejan siempre pasmada.
Las fotos muy acordes con el texto.
Un besin
Ángeles

Catalina Zentner dijo...

Un paseo encantador, donde el verde y el azul juegan en tu texto, como siempre, de excelencia.
Te invito a que visites mis blogs:
http://poesiaysentimientos.blogspot.com
y el nuevo:
http://presagioseinquietudes.blogspot.com
¡Será un placer que me dejes tus huellas!

ATHO DE JAZARIA dijo...

Los senderos del bosque se pierden en las urdimbres de las ramas. Todo está anclado en la quietud de tu mar de Asturias.
Besos.
ATHO

Anónimo dijo...

Cómo se nota tu amor por el mar, por esa naturaleza fuerte, a veces brusca y otras tranquilas. Lo siento igual; para mí el mar es algo que va más allá de su presencia. Tu texto me ha arrastrado hacia ese paisaje de Asturias que no conozco, pero que ya me tiene atrapada.

Pilar
Deventer(Holanda)

Cati Cobas dijo...

Una prosa rimada o un poema muy especial. A mí me gustó.